martes, octubre 4, 2022
InicioeconomiaCombustible, más barato en España que en Francia, ¿por qué?

Combustible, más barato en España que en Francia, ¿por qué?

Ya sea en Francia o en España, los precios de los combustibles han estado subiendo constantemente desde 2016, así que parece  que para los conductores es más y más difícil llenar el tanque de su vehículo cada vez. Esto ha ocasionado una gran preocupación en Francia, que también generó el movimiento de los chalecos amarillos en 2018.

¿Cómo es posible que la gasolina y el gasóleo sean más baratos en España? Todo se trata de impuestos

El tema de los impuestos en toda Europa puede generar acaloradas discusiones sin importar la industria. Ya sean los impuestos sobre el sector iGaming a sitios como National Casino platform, o sobre el combustible, todos parecen tener una opinión desfavorable sobre este tema.

Para entender, basta con echar un vistazo más de cerca a lo que está incluido en el precio del combustible. En ambos casos, el precio está compuesto por el costo del crudo, los costos de producción y distribución, y también los impuestos. Estos son los que marcan la diferencia.

En España intervienen dos impuestos en el precio del combustible: el IVA que asciende al 21% y el impuesto sobre hidrocarburos. Este último fue modificado en enero de 2019, incluye:

– El impuesto general estatal que es de 40,07 céntimos el litro de gasolina y 30,7 céntimos el litro de gasóleo.

– El impuesto estatal especial que es igual para todos los carburantes y asciende a 2,4 céntimos por litro. Aquí se añadió el «tramo autonómico», que antes lo aplicaban directamente las Comunidades Autónomas.

Desde enero de 2019, el gobierno español fijó este impuesto en 4,8 céntimos por litro para todo el territorio con el fin de armonizar los precios en el país.

Así, algunas regiones han visto aumentar su combustible.

Desde enero de 2019, los consumidores españoles han sufrido, por tanto, una subida más o menos pronunciada del precio del carburante en función de la Comunidad Autónoma en la que residan.

En España, por tanto, los impuestos representan el 56% del precio de la gasolina y el 52% del precio del gasóleo. Esto es lo que explica tal diferencia de precio. Para los franceses que viven cerca de la frontera española, puede resultar rentable conseguir combustible en el lado español, ya que los precios son más altos en Francia.

En Francia, según “Connaissance des Énergies”, en mayo de 2018, «los impuestos representan el 61,4 % del precio de un litro de gasolina SP95 y el 58,6 % del precio de un litro de gasóleo en el surtidor. Esta es, con diferencia, la primera componente del precio de la gasolina y el gasóleo». Estos impuestos incluyen el IVA y el TICPE (Impuesto Interno sobre el Consumo de Energía). El IVA es del 20%. En consecuencia, cuanto más suba el precio del petróleo, mayor será la participación del IVA y, por el contrario, si el precio del petróleo cae, la participación del IVA será menor.

¿Y en el resto de Europa? Si bien los impuestos representan más del 50% del precio del combustible en España y Francia, España es uno de los países de Europa donde el combustible se encuentra entre los más baratos, incluso si los países de Europa del Este se mantienen por debajo del nivel aplicado por Madrid.

España-Francia, objetivos comunes

Pero entonces, ¿por qué los precios en la bomba no son todos iguales? Entre otras cosas, porque cada gasolinera vende el precio del carburante según una estrategia económica con mayor o menor margen.

Además, los gobiernos de España y Francia quieren subir los impuestos al gasóleo para equiparar su precio con el de la gasolina. Por lo tanto, en los próximos años, el precio del diésel debería seguir aumentando. El gobierno francés había apoyado este aumento, argumentando la fuerte contaminación que emana de los automóviles que funcionan con diésel. Esto enfureció a los franceses que habían comprado un automóvil que consumía diésel.

Estos aumentos también se explican por el deseo de los gobiernos de desarrollar la flota de coches eléctricos en España y Francia en un futuro próximo y, por tanto, orientar a los futuros compradores de coches hacia un coche eléctrico que sea menos contaminante y cueste menos combustible.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS