martes, septiembre 27, 2022
Iniciosociedad¿Cuánto tarda un divorcio? La verdadera respuesta a esta pregunta

¿Cuánto tarda un divorcio? La verdadera respuesta a esta pregunta

El motivo es que el plazo de un proceso de divorcio variará en función de si se trata de un divorcio amistoso o contencioso. En el primer caso, es decir, un divorcio de mutuo acuerdo o amistoso ante Notario, puede llegar a ser inmediato; tan rápido como lo que se tarde en realizar las gestiones de preparación y acudir con cita a notaría.

A partir de ese momento, el Juzgado resolverá en un tiempo aproximado de 3 meses. Sin embargo, el divorcio judicial puede extenderse hasta 6 meses como mínimo, aunque lo habitual es que se prolongue hasta los 9-12 meses, incluso más. Dependerá en gran medida también del Juzgado en que caiga el expediente en cuestión.

¿Por qué hay tanta diferencia de tiempo entre unos juzgados y otros?

En partidos judiciales grandes como Madrid, Valencia, Barcelona o Sevilla, existen juzgados específicos de Derecho de familia, a diferencia de otras localidades más pequeñas como por ejemplo Aranjuez, Ocaña o Torrelaguna.

Cuando se trata de un Juzgado de Primera Instancia (incluso mixto, de Primera Instancia e Instrucción), el retraso puede ser mayor debido a la falta de organización y especialización.

En esta tardanza influyen otros factores como la diligencia de los funcionarios según el nivel de trabajo que tengan en esos momentos, o el hecho de que se vayan cubriendo o no las vacantes por baja laboral de algunos de ellos.

Lamentablemente, a veces han de asumir cargas de trabajo excesivas, a pesar de haber profesionales de primera en la Administración de Justicia. Todo esto, como decimos, repercute en los plazos, y en ocasiones supone la desesperación de muchas parejas que desean acabar cuanto antes con el trámite.

¿Cuánto se tarda en separarse y qué diferencia hay con divorciarse?

Se tarda aproximadamente igual que en obtener el divorcio, dado que se sigue la misma vía legal. No obstante, es distinto el efecto y el resultado de pedir el divorcio o la separación.

Un ejemplo de lo que decimos es que los cónyuges no podrán volver a contraer matrimonio hasta que se hayan divorciado, motivo por el que casi siempre se recurre al divorcio cuando la pareja ya ha tocado fondo. Y es que, el divorcio disuelve el matrimonio, en tanto que la separación solo lo interrumpe (pero los cónyuges siguen casados).

El divorcio amistoso o de mutuo acuerdo

Se le llama también divorcio express, precisamente por lo explicado en el primer apartado; por la rapidez en resolverse. Son casos en que ambos cónyuges están decididos a romper su vínculo matrimonial de manera armoniosa.

Y cuando el divorcio es totalmente necesario, es mejor hacerlo de mutuo acuerdo para todos los miembros que componen la unidad familiar, pero en especial para los niños, que demasiadas ocasiones sufren las consecuencias de las desavenencias de sus progenitores.

Pues bien, en lo relativo a divorcios express de mutuo acuerdo, Divorcionetas, con servicio en toda España, es la referencia. Siempre y cuando hablemos de mutuo acuerdo.

En las famosas furgonetas con rótulos publicitarios de divorcio pueden verse los precios populares que este prestigioso despacho de abogados ofrece a los clientes por tramitarles un proceso de divorcio amistoso: a razón de 150 euros por cada cónyuge. 

Estamos ante un despacho consagrado a los divorcios de mutuo acuerdo rápidos, económicos y saludables; lo que para sus expertos es un divorcio mutuo acuerdo en toda regla. No publicitan el divorcio contencioso por considerarlo la peor opción.

Sin lugar a dudas, una familia bien asesorada estará preparada para tomar decisiones conscientes, lo cual le evitará conflictos y rupturas, originados casi siempre de los bienes patrimoniales y temas relacionados con los hijos (régimen de visitas, guarda y custodia, gastos, etc)

El divorcio contencioso

Como hemos explicado al comienzo de estas líneas, este es un proceso mucho más largo, que puede extenderse hasta años. Estos son los principales motivos que alargan o reducen los tiempos:

  • La solicitud de un abogado de oficio: implica reunir una serie de documentos, por lo que el comienzo del proceso puede demorarse entre 1 y 3 meses.
  • El emplazamiento de la parte demandada: aunque veces es bastante rápido, en otras ocasiones hay que hacer diversos intentos de notificación en los domicilios que consten en el Juzgado, lo que suele retrasar el trámite.
  • Pruebas a presentar que dilatan los plazos: como los informes psicosociales de los psicólogos y trabajadores sociales del Juzgado o la modificación de medidas, sobre todo cuando hay hijos en común.
  • Las suspensiones de vistas: ocurren en ocasiones vez por distintas causas, por ejemplo la imposibilidad de presentarse en el juzgado alguno de los cónyuges o abogados. Cada fecha pospuesta se traduce en un nuevo retraso en el tiempo.

De todo lo expuesto en este artículo se deduce que la solución más inteligente y rentable es recurrir al divorcio amistoso cuando este ha de disolverse necesariamente. Ante todo, el divorcio con respeto, libertad e igualdad.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS