domingo, octubre 2, 2022
InicioPortadaDe Lisboa a Madrid: Rusia pasa de socio a amenaza en solo...

De Lisboa a Madrid: Rusia pasa de socio a amenaza en solo una década

La cordial relación entre la OTAN y Rusia se ha desmantelado en tan solo una década: desde la cumbre de la alianza en 2010 en Lisboa

La cordial relación entre la OTAN y Rusia se ha desmantelado en tan solo una década: desde la cumbre de la alianza en 2010 en Lisboa, en la que los aliados estrechaban las manos con el presidente Dmitri Medvédev, a la actual de Madrid, donde Vladimir Putin ha pasado a ser la «más significativa y directa amenaza» contra Occidente.

En 2010, la cumbre de la alianza fue precedida por un encuentro con el entonces presidente ruso, única reunión hasta la fecha, que presagiaba una duradera relación ahora truncada por la guerra de Ucrania.

La guerra con Georgia en 2008 había provocado un retroceso en las relaciones y congelado la cooperación, pero en Lisboa se escenificó la reconciliación y el deseo de afianzar los vínculos.

«La OTAN y Rusia abren una nueva era en su relación«, titulaban los medios entonces, cuando la Alianza se abría incluso a proponer un sistema de defensa antimisiles en colaboración con Rusia.

Medvédev afirmaba entonces que en el mundo los países eran «interdependientes» y las decisiones de unos influían sobre los demás, por lo que defendía llegar a un acuerdo sobre la defensa antimisiles porque, de lo contrario, en diez años habría «una nueva carrera nuclear».

Según recuerda el director del Real Instituto Elcano, George Powell, en el concepto estratégico de 2010, aprobado en la cumbre de Lisboa, «increíblemente se hablaba de Rusia como un socio privilegiado» algo que mucho expertos «realmente creían posible».

«Entre otros motivos porque al abrirnos al comercio con Rusia estaríamos cada vez más interconectados y porque los propios rusos no iban a querer tensar la cuerda tanto«, rememora.

imagen de la reunión de la Cumbre de la OTAN

Powell regresa a la actualidad en el análisis y añade que «Rusia no se va a ir, va a seguir estando geográficamente donde está» por lo que «en el momento que sea posible» habrá que «tender puentes» para «intentar crear con ellos una futura estructura de seguridad en Europa».

Un momento que, según dice, está aún lejos y no se dará hasta que «Rusia se retire de Ucrania y ponga fin a esta guerra absolutamente ilegal, bárbara y totalmente injustificada».

UNA DÉCADA DESPUÉS, UNA NUEVA GUERRA Y UN ENFRENTAMIENTO TOTAL

Lejos se encuentran ahora las partes de la sintonía y la voluntad de consenso de Lisboa, tanto que hoy la OTAN, en su declaración de conclusiones de la cumbre de Madrid, condenó «la agresión de Rusia contra Ucrania en los términos más enérgicos posibles».

«La atroz crueldad de Rusia ha provocado un inmenso sufrimiento humano y desplazamientos masivos, que afectan de manera desproporcionada a mujeres y niños. Rusia es plenamente responsable de esta catástrofe humanitaria», sentenció la Alianza.

Por sus acciones en Ucrania, acusaron a quien pudo llegar a ser un aliado, de «crímenes de guerra, incluida la violencia sexual relacionada con el conflicto» y les encomienda a «rendir cuentas».

«Seguiremos contrarrestando las mentiras de Rusia y rechazando su retórica irresponsable«, advirtieron los países de la OTAN.

LA ACEPTACIÓN DE FINLANDIA Y SUECIA, UN TRIUNFO PARA LA OTAN FRENTE A RUSIA

Uno de los grandes logros de la OTAN en la cumbre de Madrid ha sido el fin del veto de Turquía a la incorporación de Suecia y Finlandia como miembros de pleno derecho, visto con malos ojos por Moscú.

El viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, aseguró hoy que su Gobierno mantiene una actitud «negativa» ante la entrada de los países nórdicos: «nuestra posición es conocida, no cambia, consideramos la ampliación de la Alianza Atlántica como un factor particularmente desestabilizador a nivel internacional».

En contraposición, la Alianza se ha anotado la ampliación de sus fronteras como un tanto a favor y el presidente estadounidense, Joe Biden, llegó a decir que Putin «va a conseguir una otanización de Europa«.

Para el analista y director del European Council on Foreign Relations, Ignacio Torreblanca, el gran éxito de la Alianza en los últimos años es que «ni Estados Unidos con los intentos de (el ex presidente Donald) Trump de acabar con la OTAN ni los intentos de Rusia de dividirnos como aliados han tenido éxito».

«Rusia ha estado regando con dinero todos los movimientos populistas de extrema derecha y algunos de extrema izquierda en todo el continente con la idea de debilitarnos, desde el 2016 hasta ahora, hemos vivido años muy difíciles», analiza. No obstante, este debate «ha terminado por suerte y por fortuna»: «la OTAN ha aguantado el embate y sale reforzada».

«Esta es una cumbre para celebrar y con la nueva incorporación de miembros refleja que es un organización que tiene futuro porque los Estados miembros siguen pensando que garantiza su paz y seguridad», zanja.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS