viernes, septiembre 30, 2022
InicioComunicadosLa clave del éxito de una prueba pericial basada en ciencia, por...

La clave del éxito de una prueba pericial basada en ciencia, por CSI Analitica

El personal científico de CSI Analitica ayuda a un gran despacho de abogados de la desaparecida Torre Windsor a ganar el caso contra una petrolera francesa. Es algo como “David contra Golliat”, una gran empresa francesa contra unos pequeños científicos españoles; pero da igual la fuerza del contrario, si la ciencia y una buena estrategia analítica, con datos objetivos avalan un argumento, lo lógico es ganar ese argumento con una prueba pericial.

Dos grandes constructoras llevaron a cabo la modelación de varias áreas, incluidos quirófanos en dos grandes hospitales de la capital madrileña. Una de las modificaciones fueron las tuberías de agua. Cuando terminó la obra, con todo lo que eso ha implicado durante el proceso, la sorpresa fue que en ambos hospitales la calidad organoléptica del agua de grifo era pésima, con olor fuerte y desagradable; era tan perceptible que tanto los pacientes como el personal de los hospitales no podían utilizar el agua (rechazo sensorial). Lo que forzó a las dos constructoras a suministrar agua mineral gratuita hasta solucionar el problema. Después de realizar análisis del agua de ambos hospitales en varios laboratorios privados y de universidades, estos no han conseguido la detección del origen del problema.

Tras la desesperación, se pusieron en contacto con el doctor Nour Kayali, actual asesor científico en CSI Analitica, para llevar a cabo esta investigación con el objetivo de identificar el origen del problema.

El doctor Kayali se presentó en las obras y habló con el personal de fontanería que llevó a cabo las obras de las partes afectadas. El primer dato curioso fue que la empresa de fontanería que llevó a cabo la obra en ambos hospitales, pudo ser el nexo del fallo en ambos lugares. Dos sitios distintos con el mismo problema y con un punto de unión relacionado con el agua: la fontanería. Tras una exhaustiva investigación de todo el proceso, el doctor Kayali tiene la pista en un punto en común: un aceite mineral conocido en ese gremio como aceite de grifo y que se emplea habitualmente para hacer la rosca de la tubería. Este aceite debe ser miscible con el agua, la razón es lógica; una vez finalizada la instalación, el operario abre los grifos durante un tiempo para limpiar los restos de aceite y eliminarlo. En este caso, un cambio de marca de aceite que presuntamente tenía la misma naturaleza, para la misma función, pero con propiedades físicas diferentes; el nuevo aceite no era miscible con el agua, es decir, al abrir el grifo tras la obra para limpiar los residuos de aceite estos no se eliminan, no se van con el agua porque no son miscibles, y, por tanto, permanecen en la tubería produciendo ese olor tan desagradable.

Se realizó el muestreo de aceites de grifo de la marca anterior (marca alemana) y de la marca modificada (marca francesa), así como muestras de aguas de las zonas del hospital afectadas y no afectadas. Al realizar los análisis, se detectó ese compuesto químico causante de ese mal olor en la muestra de agua de la tubería nueva y en el aceite francés, y no en las otras dos muestras. 

Con esto, se diseñaron unas instalaciones piloto con todas las variedades de productos que empleados en las obras de cambio de tuberías. Se recogió una muestra de agua por cada circuito piloto y se llevaron al laboratorio para su análisis. El doctor Kayali aplicó el mismo protocolo de análisis realizado antes y detectó el compuesto responsable del mal olor y sabor únicamente en los circuitos piloto donde se empleó el aceite francés. 

Por tanto, se pudo desarrollar un informe pericial objetivo, basado en ciencia, sin rincones para las dudas al magistrado, donde se demuestra que el culpable del problema es el aceite de grifo del producto francés. Este informe ayudó al despacho de abogados de la desaparecida Torre Windsor a ganar dos casos millonarios contra la empresa de fontanería que empleó el producto y más aún contra la empresa petrolera francesa fabricante del aceite de grifo. Gracias a esto, se pudo financiar de nuevo el cambio de tuberías con el aceite de grifo alemán que conserva las propiedades sensoriales del agua.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS