miércoles, agosto 17, 2022
InicioPortadaLa desinformación, un peligro para la democracia y la estabilidad del país

La desinformación, un peligro para la democracia y la estabilidad del país

I Estudio sobre la desinformación en España

El primer Estudio sobre la desinformación en la sociedad española, desarrollado por la Unión de Televisiones Comerciales en Abierto (UTECA) y la Universidad de Navarra, indica en cifras la magnitud del problema al que nos enfrentamos en la actualidad, a la enorme preocupación social y al papel fundamental de los medios de comunicación como contrapeso y alternativa de calidad y confiabilidad. 

El estudio incluye una encuesta, realizada por Barlovento Comunicación, que ha sido respondida por 1.224 personas mayores de 18 años y fue realizada entre el 15 y el 25 de marzo de 2022.

Un 72,1% de los españoles admite haber creído alguna vez un mensaje que resultó ser falso, porcentaje que sube al 73% en la franja de 18 a 34 años. Un 95,8% considera que la desinformación es un problema en la sociedad actual, y para un 91% es un peligro para la democracia y la estabilidad de un país. En este contexto, un 80,9% de los españoles coincide en que los medios de comunicación son la mejor garantía frente a su propagación. 

Desinformación

Según se desprende del informe, algunos datos de este año confirman tendencias inquietantes, no solo para las organizaciones periodísticas, sino para la sociedad en su conjunto. El interés y la confianza en las noticias están en niveles históricamente bajos, y aumenta el número de encuestados que perciben a los medios informativos como dependientes de los grupos de presión políticos y empresariales. 

Frente a este grupo indiferente e incluso crítico hacia la información, sigue existiendo otro segmento de la población muy interesado y preocupado por los asuntos públicos, especialmente los más próximos y locales. A pesar de no ser inmune a la pérdida generalizada de credibilidad, este grupo sigue confiando mayoritariamente en las principales marcas informativas e incluso está dispuesto a pagar o al menos a ceder sus datos personales para acceder a sus noticias favoritas.

La pertenencia a un grupo u otro depende en gran medida del factor edad, con los jóvenes presentando unos hábitos y actitudes ante la información radicalmente distintas a los más mayores: más críticos, desinteresados y escépticos, que han hecho del móvil y de las redes sociales sus medios favoritos para conocer la actualidad, compartir noticias y participar a su manera en el debate público.

Percepción general y el papel de los diferentes canales de comunicación

Los encuestados han respondido a preguntas sobre la percepción general y el papel de los diferentes canales de comunicación en la extensión o freno de la desinformación, así como por los comportamientos individuales y de terceros frente a este fenómeno.  

Como regla general, la medida más citada para combatir la difusión de contenidos falsos es evitar el reenvío de mensajes anónimos (51%), seguida de informarse en televisión, prensa y radio (42,7%), así como realizar campañas educativas (38,5%).

 (Imagen: UTECA / Universidad de Navarra)

Según se desprende de las respuestas de los encuestados, el sesgo ideológico influye para otorgar mayor o menor credibilidad a un mensaje. Eso sí, los encuestados piensan que son los demás, no ellos mismos, quienes se vuelven más crédulos.

Un 88,1% considera que los españoles en general creen más los mensajes que reciben si coinciden con su forma de pensar. Una percepción que cambia totalmente cuando se les pregunta si en su caso particular ocurre lo mismo. Solo el 32,8% admite que les sucede.

Fruto de la creciente desconfianza, los encuestados estiman que un 42,1% del contenido que reciben es falso. Además, un 83,3% manifiesta que el volumen de desinformación ha aumentado durante la pandemia de coronavirus y la guerra de Ucrania. Una percepción que abunda en el reconocimiento al papel clave que otorgan a las organizaciones periodísticas para atajar su proliferación.

 (Imagen: UTECA / Universidad de Navarra)

La televisión en abierto (58,7%), la prensa digital y de papel (50,2%) y la radio (48,1%) son elegidos como los canales por los que se recibe una información más veraz, de mayor confianza y más contrastada. Muy lejos quedan las redes sociales, señaladas por un 8,8%, las plataformas de compartición de vídeo (5,9%) y, en último lugar, los servicios de mensajería instantánea, que caen hasta el 2,6%.

La televisión es el medio preferido para informarse a diario (76,1%), seguido por la prensa tanto impresa como digital (44,9%) y la radio (35,5%). Por detrás quedan las redes sociales (26,9%), las plataformas de compartición de vídeo (7,7%) y la mensajería (7,1%).  Igualmente, la televisión en abierto es el medio preferido (73,2%), más fiable y veraz (59,7%) para informarse sobre la guerra de Ucrania.

Cuando se trata de informarse, el 84,6% de los españoles prefiere los medios de comunicación a las redes sociales, gracias a que cuentan con equipos profesionales de periodistas que contrastan y verifican las informaciones. A pesar de ser grandes usuarios de redes sociales, un 75,9% de los jóvenes entre 18 y 34 años comparte esa opinión.

https://twitter.com/UtecaTV/status/1536314157338853379
Al preguntar directamente qué hace cada uno, de forma individual, para no caer en la trampa del engaño y su difusión, un 53,4% afirma que no reenvía mensajes anónimos y un 43,4% indica que se informa por la televisión, prensa y radio. Un 20,1% señala que consulta medios especializados en la verificación de noticias, mientras que un 6% admite que no toma medidas.
Los medios de comunicación se perfilan, así, como aliados para frenar la propagación de la desinformación. Un 79,6% de encuestados asegura que, antes de compartir un mensaje, contrasta su veracidad en televisión, prensa y radio por un 20,4% que admite no hacerlo.


El I Estudio sobre la desinformación en España es la primera colaboración entre UTECA y la Universidad de Navarra, en el marco del convenio firmado para el desarrollo y difusión de proyectos de alfabetización mediática.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS