sábado, octubre 1, 2022
InicioEspañaLa disminución de anticuerpos a los 6 meses de vacunarse contra el...

La disminución de anticuerpos a los 6 meses de vacunarse contra el COVID avala el uso de una tercera dosis

Los autores del estudio señalan que el retraso de un mes en la administración de la segunda dosis en el grupo control no tuvo un efecto perjudicial, sino que indujo respuestas más potentes tras la vacunación

Una investigación publicada por un equipo de científicos del ISCIII en la revista eClinical Medicine confirma que los niveles de anticuerpos descienden, pero se mantienen en niveles con actividad neutralizante, seis meses después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con la pauta completa o con la segunda dosis.

Sin embargo, esta protección disminuye de manera significativa para las variantes beta y especialmente ómicron, que ha ido ganando peso según avanzaba la pandemia.

Estos resultados, que pertenecen al ensayo CombiVacs impulsado por el ISCIII, sugieren que la decisión de administrar una tercera dosis fue efectiva, que es recomendable replantear vacunaciones frente a nuevas variantes de escape, y que nuevas investigaciones deberán ayudar a precisar esta estrategia.

Combinación de vacunas contra el SARS-CoV-2

El Grupo de Estudio del Ensayo CombiVacs, liderado por el ISCIII, ha analizado la evolución de la respuesta humoral y celular de las vacunas contra el SARS-CoV-2 hasta el día 180 -seis meses- después de la última pauta.

https://twitter.com/SaludISCIII/status/1554134970804965377

El ensayo arrancó en mayo de 2020 y se diseñó para evaluar una pauta de vacunación combinada utilizando una segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech (Comirnaty) en personas menores de 60 años que ya habían recibido una primera dosis de AstraZéneca (Vaxzevria).

Tal y como publicó la revista The Lancet hace ahora un año, los primeros resultados de este estudio demostraron la viabilidad inmunológica y clínica de la combinación de dos vacunas distintas frente a la infección por SARS-CoV-2 proporcionando el apoyo científico para introducir pautas de vacunación con estas combinaciones que han sido adoptadas por muchos países a lo largo de la pandemia.

El artículo ahora publicado tiene como firmantes principales a Mayte Pérez-Olmeda, José Alcamí y Javier García Pérez, del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII y también pertenecientes al CIBER de Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC) del ISCIII. También han colaborado Jordi Cano Ochando y Pilar Portolés, igualmente del CNM-ISCIII, que han realizado los estudios de inmunidad celular. En la investigación han participado equipos de numerosos hospitales españoles.

Segundo fallecido en España por viruela del mono


Diferencias según variantes

Los datos que han permitido analizar la inmunidad humoral -la que proporcionan los anticuerpos- y celular -la conferida por los linfocitos T- parten del análisis de 676 pacientes que habían recibido una primera dosis de la vacuna de AstraZéneca.

Todos recibieron una segunda dosis de Pfizer a los dos meses (grupo de estudio) y tres meses (grupo control) tras la primera dosis.

Los investigadores estudiaron la respuesta inmunitaria humoral y celular pasado un mes, pasados tres meses y pasados seis meses tras la segunda inmunización, analizando los anticuerpos dirigidos al dominio de unión al receptor (RBD) del SARS-CoV-2, su eficacia frente a las variantes alfa, beta, delta y ómicron, y la respuesta celular generada por los linfocitos T medida por la producción de Interleucina 2 (IL-2) e interferón-γ (IFN-γ).

Disminución de los títulos de anticuerpos

Los resultados señalan que los títulos de anticuerpos RBD disminuyeron a los seis meses de manera significativa, en comparación con los analizados pasado un mes desde la segunda dosis, y que los anticuerpos neutralizantes también disminuyeron sus títulos.

Este descenso es similar al observado con pautas de vacunación homólogas -misma vacuna-.

Esta caída afectó especialmente a la neutralización de las variantes beta y ómicron, ya que sólo un 20% de los pacientes participantes en el ensayo mostraron títulos de anticuerpos neutralizantes suficientes para bloquear estas variantes pasados esos 180 días.

Por otra parte, los autores señalan que el retraso de un mes en la administración de la segunda dosis en el grupo control no tuvo un efecto perjudicial, sino que indujo respuestas más potentes tras la vacunación, y que el descenso progresivo de la protección abre la puerta a nuevas dosis de la vacuna para consolidar la eficacia de las primeras dosis.

Primeros resultados del estudio del ISCIII sobre covid persistente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS