lunes, septiembre 26, 2022
InicioCarpe diemGastronomíaMantecados de Estepa: los dulces navideños más populares de España

Mantecados de Estepa: los dulces navideños más populares de España

Hace más de 100 años, la gente de Estepa comenzó a hacer sus populares dulces navideños

Desde entonces, los mantecados de Estepa han mantenido una gran reputación y prestigio en Andalucía, y no por casualidad. Cada generación de trabajadores se ha comprometido a mejorar y mantener la calidad del producto, que otras comarcas comenzaron a producir más tarde. 

Los mantecados de Estepa en la actualidad

Estepa cuenta actualmente con cerca de dos decenas de fábricas especializadas en la elaboración de mantecados y polvorones. En todas estas hay que tener en cuenta que la mayoría de las familias estepenianas intervinieron en algún momento en el proceso, protegiendo sus costumbres y tradiciones pasadas para que se sigan conservando en la actualidad. De hecho, muchas de estas empresas familiares ya son de quinta generación.

De todas las fábricas, la más antigua es la de los herederos de La Colchona, ubicada en el centro del pueblo, en la misma casa donde vivían ella y su esposo. Donde se sigue respetando el método tradicional de elaboración de polvorones y mantecados, y también elaboran otros dulces como dulcipanes, barquillos y hojaldrada.

En 1945, en conexión con la familia de Micaela, la nieta de La Colchona, Petronila Domínguez, fundó Santa Clara. Actualmente, elabora polvorones y mantecados tradicionales, además de donas de vino, pasteles, figuritas de mazapán, entre otros dulces.

Indicación Geográfica Protegida

Los polvorones y los mantecados de Estepa son fáciles de distinguir si nos fijamos en el carácter mixto de los aromas de almendra y canela y en su masa fina y quebradiza, por eso se venden en paquetes de papel de seda. No obstante, si quieres estar seguro de que estás degustando un producto de Estepa, debes prestar atención a su envase y al etiquetado en el que se muestre la Indicación Geográfica Protegida (IGP), ya que es el Consejo Regulador de Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) quien se encarga de cumplir que todos estos productos sean de la más alta calidad. 

Entre las variedades que se venden actualmente bajo las Indicaciones Geográficas Protegidas se incluyen: el mantecado casero, el polvorón de almendra, el mantecado de coco, el mantecado de aceite, el mantecado de limón, el mantecado de cacao, el mantecado de vainilla y el de avellana.

Más de un siglo de tradición

En el municipio de Estepa, situado en el sureste de la provincia de Sevilla, se encuentran todas las industrias dedicadas a la producción y envasado de estas indicaciones geográficas protegidas «Mantecados de Estepa» y «Polvorones de Estepa». En este pequeño pueblo siempre ha existido una tradición dulcera muy prestigiosa. De hecho, en el siglo XVI, un pastelero firmó el primer trato en nombre de su gremio que se hizo de estos pagos al primer Marqués de Estepa.

La primera referencia histórica a los Polvorones de Estepa procede de la Orden de Santiago y de un documento comercial de pueblo firmado por un banquero genovés a mediados del siglo XVI. En el texto aparece como testigo el pastelero Tristán Gómez. 

La receta de estos dulces tiene su origen en el Convento de Santa Clara de Estepa, fundado en 1599 por orden del Marqués de Estepa, que quería que sus hijas entraran en el convento como monjas. Las monjas del convento eran las encargadas de elaborar estos dulces de forma tradicional. La venta fue tan importante que tuvieron que contratar pasteleros para atender las necesidades de los clientes en ciudades como Madrid o Sevilla.

El Convento de Santa Clara elaboraba dulces increíbles, que poco a poco se comercializaron y se hicieron famosos en todo el país varios cientos de años después. A mediados del siglo XIX fue cuando comenzó a crecer la venta de mantecados y polvorones, hasta que se hicieron famosos por ser un alimento básico navideño gracias a una mujer llamada Micaela Ruiz Tellez, conocida como La Colchona. 

La Colchona vivía en Estepa, y normalmente se encargaba de matar cerdos en casas grandes de la zona. Un día pensó en usar la grasa sobrante para hacer un sabroso dulce. Pensó en secar la harina para que no se hiciera costra y durara más; así comenzó a hacer polvorones, que tienen forma de óvalo, y mantecados, que son más redondeados. 

La única diferencia entre los dos es que uno puede tener o no almendras en su preparación, pero ambos son recetas originales. José Hermoso, un gran amigo de La Colchona y con gran visión de negocio, le sugirió que diese algunos de los polvorones y mantecados a su marido, para que los vendiera allá donde viajase con su negocio de cosario entre Estepa y Córdoba. El oficio de su marido era el transporte de personas y mercancías entre los diferentes pueblos de la zona, y fue gracias al arduo trabajo de esta mujer que se inició la distribución y venta de polvorón y mantecado, productos que han hecho famoso a este pueblo en toda la la comunidad autónoma andaluza.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS LEIDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS